Canal RSS

Archivo de la categoría: Español

Camaleón amigurumi

Continuamos la serie de animales amigurumi con este gracioso camaleón:

Camaleón amigurumi

La figura se comienza tejiendo la característica cabeza con forma de pirámide, y  luego se inserta el cuerpo, haciéndolo curvo y terminándolo en una cola en espiral. Una peculiaridad del tronco del camaleón es que la parte curva tiene la mitad de los puntos altos y la otra mitad bajos, para poder dar la forma deseada. De esta manera, en la barriguilla se ven las filas más apretadas que en el lomo.

Camaleón amigurumi base@

Aquí se pueden apreciar los puntos de las vueltas que constituyen la parte arqueada del cuerpo.

Después se añaden las patas (¡tienen dos dedos! ^^) y los ojos, comenzándolos a tejer insertando los puntos directamente en el cuerpo o la cabeza, respectivamente. Por último, se añaden los detalles de color en el lomo y las aristas de la cabeza, para hacerlo más atractivo.

Camaleón amigurumi frente

Todo el muñeco está hecho con hilo de algodón del número 8 y el relleno es algodón. Para las pupilas de los ojos, el hilo se cosió con una aguja lanera.

¡Esperamos que os guste!

Galgo amigurumi

Esta semana presentamos un amigurumi que encantará a los amantes de los animales, en especial de los perros: un galgo.

A partir de una foto del animalito, El Taller de Nelumbonita intentó hacer una réplica de ganchillo para que el dueño pudiese llevarlo consigo a todas partes junto a las llaves. Para ello, utilizamos hilos de algodón blanco y negro, ambos del nº 8. Una vez finalizado el muñeco, el resultado fue el siguiente:

Galgo amigurumi base

Tras acabar la base del muñeco, se dieron los toques finales: ojos, hocico y manchas del pelaje. Para los ojos, elegimos el hilo negro, y para el resto, utilizamos maquillaje, de forma que se pueda difuminar el color y quede más parecido al pelaje real.

Galgo amigurumi terminado@Finalmente, preparamos el paquete utilizando un trozo de papel de celofán que habíamos guardado de un ramo de flores, e hicimos el sello del Taller con lacre rojo. Después de entregarlo al destinatario, nos hicieron llegar una foto del amigurumi con el modelo perruno, Lui, olisqueando su doble de hilo 🙂

Galgo y su amigurumi

 

Reciclando: Mueblecito de cajones

Publicado en

En esta entrada mostramos de qué forma se pueden aprovechar unos cajones de madera que habían perdido su utilidad inicial.

Eran cuatro cajones de panel abiertos por uno de los lados. Tenían distintos colores, y alguno estaba desconchado, pero en general en buen estado.

Aquí están tres de los cuatro cajones para reutilizar. El cuarto llegó más tarde.

Aquí están tres de los cuatro cajones para reutilizar. El cuarto llegó más tarde.

Estos cajones tan divertidos podrían dar mucho juego en forma de mueblecito de estantes, por lo que llamamos al manitas de la casa para que nos ayudase con el diseño.

Tras arreglar con cola las grietas que había en alguno de los paneles, pintamos uno de los cajones de blanco, para hacer más atractiva la combinación de colores. Retocamos los desperfectos de los demás.

Después, se elaboró una base con ruedas, sobre la que apoyar el primero de los cajones.

Cajón con base de ruedas

El siguiente iría sujeto en cuatro puntos, mientras que los dos restantes quedarían fijados en un punto central, de manera que pueden girar. Tras ensamblar todo el conjunto, el resultado es el siguiente:

Aquí está el mueblecito de frente, con los cajones superiores ligeramente girados

 

Y aquí con el segundo cajón completamente girado, guardando objetos

Y aquí con el segundo cajón completamente girado, guardando objetos

Es un mueble muy útil para tener en el recibidor, o como mueble auxiliar, ya que gracias a sus ruedas se puede mover fácilmente. ¡Además, con el diseño y los colores animan cualquier estancia!

Salón Creativa 2013 Madrid

Ayer Nelumbonita y Leandroteleco se pasaron por la feria Creativa 2013 de Madrid, en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

La primera impresión, para ser sincera, no fue buena. Mala organización y preparación, y no servía como excusa el ser el primer día, pues hoy era el tercero de los cuatro que duraba la feria.

Costó llegar al sitio, porque no veíamos indicaciones, e incluso una vez aparcado el coche en una zona cercana al recinto, tuvimos que preguntar a una persona para que nos indicara hacia dónde ir exactamente. Había algún cartel pegado a unas farolas, pero apenas llamaban la atención. Una vez llegamos a la puerta del pabellón, vimos que había dos colas, y nos pusimos en una, porque no veíamos diferencia. Cuando estábamos a punto de entrar, en una segunda puerta, vimos un cartel que servía para diferenciar la cola en la que había que ponerse, según tuvieras la entrada comprada online o no. Haciendo honor a la ley de Murphy, nos habíamos colocado en la fila incorrecta. No hubo manera de que nos dejaran cambiarnos de puerta sin tener que volver a hacer cola nuevamente.

IMG_20131026_100930IMG_20131026_101708

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuánto costaba haber sacado los carteles a la entrada, en la primera puerta? Pues al parecer mucho, porque todos los que teníamos que volver a hacer cola lo decíamos y no se cambió nada.

Por fin dentro, fuimos directamente a coger una bolsa de la feria, que ya eran dos años en los que me quedaba sin ella, y esta vez ya no la iba a perder. También aquello era un caos total, señalando dos posibles caminos cuando por uno de ellos no se llegaba, con el guarda de seguridad diciendo que se podía pasar a buscar más tarde, que había bolsas para todos. Muchos entrábamos ya molestos, por lo que, cabezones, nos quedábamos en medio de las escaleras hasta conseguir llegar a una de aquellas bolsas.

¡Y por fin las conseguimos! Una bolsa cada uno, con una revista de labores. En este caso la chica del mostrador fue muy amable, porque acababa de repartir un montón de bolsas a un grupo de señoras exigentes y cuando pedimos nosotros, muy educadamente, que nos diera una revista diferente a cada uno, casi nos las dio como premio por la serenidad con la que llegábamos. (No nos vio en la cola..)

Así que nos adentramos en la selva de puestecitos llenos de cositas maravillosas, colores, formas y texturas, dejándonos sorprender y haciendo volar la imaginación. Comenzamos por puestos de artesanía en la cocina, todo tipo de accesorios para confeccionar tartas y cupcakes, hasta pudimos probar un pedacito de bizcocho de chocolate con crema pastelera decorándolo ¡Ñam!

Después pasamos a la sección manualidades no comestibles, aunque al principio el globo de felicidad y emoción se nos pinchó en un puesto en el que “los acompañantes de las mujeres” era mejor que se quedasen fuera. Podría parecer una sugerencia, pero realmente era una orden, por lo que, a pesar de tener cosas monas, ahí se quedaron, porque tamaño comentario es lo único que se merece.

En el extremo contrario, otro puestecito en el que me dieron un regalo sólo por estar curioseando sus productos. =) Además de la calurosa acogida, todo lo que tenían allí era precioso, así que pronto iremos a visitarles a su tienda.

En comparación con la feria de Zaragoza, es probable que hubiera más stands y quizás también más talleres, y que cambiasen algunas tiendas, pero en general el ambiente era muy similar. Eso sí, en Zaragoza la organización era perfecta, pese a que me quedé sin bolsa.

Y por supuesto, ¡tengo nuevas adquisiciones! Unos retales de una tienda de telas japonesas, que me volvieron loca, ¡no sabía cuáles elegir!, dos metros de cinta con la inscripción “Handmade”, una tela de caballos, y ¡una taladradora! Más grande que la del año pasado y con las siluetas de tarjetas de regalo, creo que la rentabilizaré mucho =D

P1050099

Recopilación de tarjetas de visita y compras.

Nada más por este año, esperemos que el próximo mejore sus puntos débiles y podamos dar una evaluación de 10.

Salón Creativa 2013 Madrid

Este año Nelumbonita se traslada a visitar la feria Creativa a Madrid. Las dos veces anteriores acudí en Zaragoza, así que este año una de las novedades es el emplazamiento. Quizás sea más grande, quizás vea muchas más novedades….

¡¡Quién sabe!!

En verdad últimamente no dispongo de tiempo suficiente para las labores, puede ser que me haya perdido algo en este mundo de la imaginación. Por eso voy a ir al Palacio de Cristal de la Casa de Campo. Está del 24 al 27 de Octubre, y las entradas se pueden comprar por internet. Aquí dejo el enlace por si no queréis perderos la oportunidad:

Madrid

http://www.creativa-spain.com/

La próxima semana dejaré otra entrada con mi aventura curiseando entre los stands y los talleres. A todos los que vayáis, ¡disfrutad!

Muñeca amigurumi reversible

Publicado en

La labor de esta semana viene inspirada por Hina Palitah, cuya creación de una preciosa cenicienta reversible me animó a crear mi propia muñeca “doble”. En este caso, opté por un modelo más simple y sin relación con una historia. Para una primera prueba, no salió mal del todo, aunque ya tuve oportunidad de experimentar varias dificultades.

Muñeca amigurumi reversible roja frente @

Mi muñeca mide unos 7cm de alto y 6cm de ancho, y para su confección utilicé los siguientes materiales:

– Hilo de algodón del número 8, de varios colores.

– Ganchillo del número 9. Quizás lo mejor sería el número 8, pero no lo tenía.

– Aguja lanera, algodón para rellenar.

– Lana gruesa, pegamento, abalorios, hilo de coser, glitter-glue y colorete.

Empezaremos haciendo las dos cabezas, que básicamente son dos bolitas, siguiendo estos pasos:

1. Comenzamos tejiendo tres puntos de cadeneta, cerrándolos en círculo.

2. Primera vuelta, tejiendo dos puntos bajos en cada punto de la vuelta anterior. En total, seis puntos.

3. Segunda vuelta, igual que la anterior, dos puntos bajos por cada uno de la vuelta anterior. Esta vez, en total 12 puntos.

4. Tercera vuelta, primero tejemos un punto bajo en el primer punto de la vuelta anterior; luego, dos puntos bajos en el siguiente punto de la vuelta anterior, y así vamos alternando hasta completar la vuelta. En total, 18 puntos.

5. Cuarta vuelta, tejemos dos puntos bajos en cada uno de los dos primeros puntos de la vuelta anterior; después, en el siguiente, haremos sólo un punto bajo. Y repetimos la serie durante toda esta vuelta. En total, 30 puntos.

6. La quinta y sexta vuelta serán también de 30 puntos, por lo que sólo habrá que tejer un punto bajo por cada punto de la vuelta anterior.

7. Séptima vuelta, tejemos un punto bajo en cada uno de los dos primeros puntos de la vuelta anterior; en el siguiente, tejemos dos puntos bajos. Nuevamente, repetimos la serie hasta terminar la vuelta. Esta vez, llegaremos a los 40 puntos.

8. Octava – Undécima vuelta: todas estas serán de 40 puntos, así que tejeremos un punto bajo por cada punto de la vuelta anterior.

9. Vuelta 12: Comenzamos a disminuir puntos. Hay que volver a tejer 30 puntos, por lo que en este caso, haremos un punto bajo en los dos primeros puntos de la vuelta anterior, y después tejeremos un único punto bajo cogiendo otros dos puntos de la vuelta anterior. Seguiremos este patrón hasta el final de la vuelta.

10. Vuelta 13 y 14: Vuelven a ser de 30 puntos, por lo que hay que tejer un punto bajo por cada uno de la vuelta anterior.

Nota: a partir de aquí ya se puede pensar en rellenar con algodón. Cada cual en el momento que más cómodo le resulte =)

11. Vuelta 15: Será de 18 puntos. Tejeremos un punto bajo cogiendo dos puntos de la vuelta anterior; tejemos otro punto bajo cogiendo dos puntos más de la vuelta anterior; luego hacemos un punto bajo cogiendo sólo un punto de la vuelta anterior. Continuamos la serie hasta el final de la vuelta.

12. Vuelta 16: 12 puntos en total. Tejemos un punto bajo en el primer punto de la vuelta anterior; después, otro punto bajo cogiendo dos puntos de la vuelta anterior. Repetimos el patrón hasta completar la vuelta.

13. Vuelta 17: 6 puntos en total. Tejeremos durante toda la vuelta un punto bajo cogiendo dos de la vuelta anterior.

14. Vuelta 18: 3 puntos en total, siguiendo el mismo procedimiento que en la vuelta anterior.

Cerramos y cortamos el hilo.Muñeca amigurumi reversible morado frente @

Una vez tenemos las dos cabecitas, toca elaborar la falda. También habrá que hacer dos, una para cada lado. Todos los puntos que se tejen son punto bajo, para dar más uniformidad y consistencia al tejido. A continuación, los pasos:

1. Hacemos seis puntos de cadeneta, cerrados en círculo.

2. Primera vuelta, doce puntos bajos, tejiendo dos en cada uno de la vuelta anterior.

3. Segunda vuelta: 24 puntos. Mismo procedimiento que para la vuelta anterior.

4. Tercera vuelta: 36 puntos. Siguiendo el patrón “un punto-dos puntos-un punto-dos puntos” hasta el final.

5. Cuarta vuelta: 48 puntos. Seguiremos el patrón “un punto-un punto-dos puntos” hasta completar la vuelta.

6. Quinta vuelta: 48 puntos. Sólo hay que hacer un punto por cada uno de la vuelta anterior. En este caso, yo cambié aquí el color del hilo.

7. Sexta vuelta: 56 puntos. Vamos tejiendo un punto por cada uno de la vuelta anterior, y al llegar al sexto, añadimos un punto más. Volvemos a tejer uno por cada uno de la vuelta anterior, y al llegar de nuevo al sexto, añadimos otro. Así hasta finalizar la vuelta.

8. Séptima vuelta: 63 puntos. Tejemos un punto por cada uno de la vuelta anterior hasta llegar al octavo. Entonces, añadimos un punto más. Repetimos el proceso hasta final de la vuelta.

9. Vuelta 8 – 16: todas estas vueltas tendrán 63 puntos, por lo que en cada una habrá que tejer un punto bajo por cada uno de la vuelta anterior.

10. Vuelta 17: 70 puntos en total. Tejemos un punto por cada uno de la vuelta anterior, y en el noveno, añadimos uno más. Nuevamente, repetimos el patrón por toda la vuelta.

11. Vuelta 18: 84 puntos. Tejemos un punto por cada uno de la vuelta anterior, hasta llegar al grupo de dos puntos que tejimos en la vuelta 17. En cada uno de ellos, haremos dos puntos bajos. Después, continuamos tejiendo un punto por cada uno de la vuelta anterior, hasta llegar de nuevo al grupo de dos puntos. Tejemos dos en cada uno de ellos, y seguimos el patrón hasta terminar la vuelta.

12. Vuelta 19: 98 puntos. Repetimos la misma operación que en la vuelta anterior. Tejemos un punto por cada uno de la vuelta anterior, hasta llegar a los puntos agrupados de dos en dos. Entonces, en cada uno (en esta vuelta serán 4 puntos cada vez) tejeremos dos puntos, de forma que quedarán 8 puntos bajos tejidos de dos en dos.

Tras finalizar la vuelta, cortamos el hilo.

Muñeca amigurumi reversible @Cuando hayamos confeccionado las dos faldas, sólo queda unirlas. Lo que hice yo, fue juntarlas por la parte más baja con punto bajo en color negro, y después, con ayuda de una aguja, coser una línea negra en la vuelta donde cambié de color.

Tenemos hechas las partes principales, pero todavía nos faltan los brazos. Esta vez hay que hacer cuatro, pero el patrón es mucho más sencillo.

1. Hacemos tres puntos de cadeneta, cerrados en círculo.

2. Primera vuelta, tejiendo dos puntos bajos por cada uno de la vuelta anterior, acabaremos haciendo 6 puntos.

3. Segunda vuelta, repetimos el mismo patrón, resultando tejer 12 puntos.

4. Tercera-octava vuelta: serán de 12 puntos, por lo que sólo hay que tejer un punto por cada uno de la vuelta anterior.

Y ya está, así tendremos hechos los brazos. En este caso, no les pondremos relleno, porque si no, abultarán demasiado al quedar escondidos bajo la falda.

Ahora toca juntar todas las piezas. Con la aguja lanera habrá que coser las dos cabezas con la falda por el medio. Al principio es un poco latoso, porque hay que tener mucho cuidado para evitar que se nos quede descentrada. Después, coseremos los brazos a la parte superior de la falda. Yo en este caso, los cosí justo por la línea que separa los dos colores que utilicé.

Y por fin, la mejor parte, al menos para mí es la más divertida =) Decorar.

Utilizaremos la lana gruesa para hacer el cabello de las dos muñecas. Yo escogí dos colores diferentes. Corté varias hebras y las fui pegando con pegamento cuidadosamente. ¿Cómo? Las dos primeras hebras las puse por la parte más exterior, a modo de límite. Después, dividí la cabeza en dos partes y puse pegamento en una de esas mitades, para rellenarla con una hebra haciendo una espiral por toda esa zona. Lo mismo con la otra mitad de la cabeza, y así de rápido conseguimos llenar toda la zona. Después se pueden aprovechar las dos primeras hebras para juntarlas en una coleta, o para arremolinarlas en un moño, que podremos engrosar un poco añadiendo más hebras. Hay que tener cuidado de no poner mucho pelo, porque puede dar problemas a la hora de esconder la cabeza bajo la falda.

Los abalorios los elegí negros y pequeñitos para coserles los ojos.

El glitter-glue me sirvió para pintarles los labios, y finalmente les apliqué un poco de colorete en las mejillas con un bastoncillo de algodón.

Con esta idea de “falda reversible” mi imaginación ha empezado a volar y me ha sugerido varias ideas un tanto diferentes, que intentaré llevar a cabo más adelante, a ver qué resultado dan. Próximamente…

Collar con colgante de Totoro

Publicado en

Esta semana vamos a explicar cómo hemos fabricado un collar largo con sus colgantes. Primero, mostraremos el artículo en cuestión:

Collar Totoro verde 1 @

Los materiales utilizados para la elaboración del collar son los siguientes:

Panel, que puede ser madera o también existe una especie de conglomerado de cartón, casi tan duro como la madera.

Diversas herramientas: sierra de pelo, lijas, limas, taladro, martillo, alicates.

Pinturas. En este caso, fueron acrílicos, y esmalte de uñas negro. Y pinceles, claro. También unos palillos.

Barniz.

– Una cadena metálica.

Colgantes variados para adornar.

– Inspiración, paciencia e ilusión.

Collar Totoro verde 2 @

Un poco de zoom sobre la imagen anterior

Como podéis observar, el motivo que elegí para recortar el panel fue un dibujo de Totoro. Me basé en una imagen que encontré por internet, pero lamentablemente no he podido volver a localizar ese dibujo en la red. Quería poner la fuente por si alguien más quiere verlo, y para que la persona que lo haya compartido tenga su huequito, ya que gracias a ella hemos creado este objeto.

Volviendo al trabajo, recortamos con la sierra de pelo la silueta, grosso modo, ya que los detalles de pequeñas curvas se moldean más fácilmente con la lija. Abrimos el agujero por donde pasaremos después la anilla que unirá el colgante a la cadena. Para un mejor acabado, podemos rematarlo con una chapita como las que aparecen en los agujeros de las carpetas.

Después se trata de pintar la tablita. En primer lugar, dimos varias capas de base de color salmón. Una vez bien secas, se dibuja un poco los elementos que aparecen en la imagen. En función de la región a pintar, echaremos mano de los pinceles más o menos finos, y en último término, añadiremos los detalles con la punta de un palillo. Aquí la prisa no tiene cabida, sólo valen las ganas, la paciencia y la calma. El esmalte de uñas lo aplicamos en el canto de la tablita, para enmarcar un poco la imagen, y para un mejor acabado. Por último, sólo queda barnizar la pieza. Primero por un lado, después por el otro. Dos capas, si es necesario.

Ya sólo queda ensamblar el collar. Se añade la anilla que unirá el colgante con la cadena, y luego se colocan algunos colgantes pequeñitos para acompañar al principal. En este caso, una mariposa, una florecilla y un conjunto de semilla y cubre-cuentas, que representa una bellota, típica de Totoro.

Y lo único que queda es salir a lucirlo por la calle =)

Vista collar sobre camiseta montaje @

Este collar queda muy bien con camisetas de colores lisos e intensos

A %d blogueros les gusta esto: